Escúchanos También en:

Jueves, 14 de Mayo 2020

LA VIGILANCIA SANITARIA Y EL CONTROL CONTRA EL COVID 19.


Compartir en Facebook

Nacional.- La primera fase de reanudación de actividades ha iniciado. Comprende los sectores de minería, industria, construcción, servicios, turismo y comercio, de acuerdo con el listado aprobado por el D. S. N° 080-2020-PCM. Así, previo a ello, las empresas deben entre otros requisitos contar con un Plan para la vigilancia, prevención y control del covid-19 en el trabajo, que incluya las medidas y las acciones de prevención, detección temprana y respuesta frente al riesgo de propagación de la enfermedad.

Estamos ante una pandemia y será difícil evitar casos de contagio; sin embargo, el plan busca mitigarlos y darles una atención rápida, lo que permitirá, además, que las actividades reanudadas continúen sin mayores interrupciones. Luego de esta etapa, el reto será su ejecución y cumplimiento, que podrían durar hasta que aparezca una vacuna o tener una larga duración en caso las medidas sanitarias se volvieran permanentes.

La R. M. N° 239-2020-Minsa, modificada por la R. M. N° 265-2020-Minsa, establece que las empresas deben contar con un responsable que prevenga, controle y vigile el riesgo del covid-19, que puede ser un profesional de la salud u otro. No obstante, en la etapa de ejecución y cumplimiento del plan, recomiendo que quien asuma dicha tarea se convierta en gestor o esté acompañado de gestores y de un equipo de apoyo, que en conjunto podrían contar con las siguientes funciones para garantizar la eficacia del plan: socializar, difundir, supervisar, adoptar medidas correctivas y disciplinarias, y prevenir y resolver reclamos laborales.

El gestor o los gestores podrían provenir de los órganos del sistema de seguridad y salud del trabajo y el equipo de apoyo podría estar conformado por líderes reconocidos por los trabajadores. La participación de estos últimos será muy importante, pues son los más aptos para transmitir o reforzar los mensajes de manera efectiva, recoger y canalizar las preocupaciones de sus compañeros, y contribuir con la detección oportuna de potenciales conflictos.

Sin los gestores y el equipo de apoyo frente al covid-19 con las funciones arriba indicadas, la eficacia del plan podría estar en riesgo por diversos motivos: falta de comprensión, restar importancia, desconfianza, resistencia al cambio, entre otros. De este modo, la empresa estaría expuesta a la ocurrencia de un número elevado de casos de contagio, lo que impactará en la continuidad normal de sus actividades. En tal sentido, considero que estos roles serán fundamentales para reforzar y cumplir esta nueva etapa de adaptación laboral.

Tv en vivo

Publicidad

Siguenos en Facebook


Siguenos en Twitter


Primicias